Publicaciones de la categoría: INTA

Catálogo de plantas para techos verdes

En este catálogo se presentan las especies más estudiadas en el Instituto de Floricultura para su uso en Techos Verdes con sus caracerísticas más relevantes.

http://inta.gob.ar/documentos/catalogo-de-plantas-para-techos-verdes

Enlace para descarga catálogo: http://inta.gob.ar/documentos/catalogo-de-plantas-para-techos-verdes/at_multi_download/file/INTA%20-%20Cat%C3%A1logo%20de%20plantas%20para%20techos%20verdes.pdf

Anuncios

La Lic. Adriana Beider, de la EEA Chubut, en Pampero TV

En la nota la Lic. Beider hace referencia a la producción de especies nativas para combatir la desertificación en la Patagonia.  (comienza a partir del minuto 12, aproximadamente).

http://inta.gob.ar/noticias/la-lic.-adriana-beider-de-la-eea-chubut-en-pampero-tv

Aromáticas en la huerta

En las huertas se utilizan las aromáticas de diversas maneras: como fuente de biodiversidad, como plantas trampas para insectos indeseables, como hospederas y como alimento para insectos considerados útiles. También son una fuente de sabor y aroma para los alimentos y un marco de color y aroma en el jardín.

http://inta.gob.ar/videos/aromaticas-en-la-huerta-1/view

Cómo hacer una huerta vertical en ocho pasos

http://inta.gob.ar/noticias/como-hacer-una-huerta-vertical-en-ocho-pasos

En Chubut llueve hasta un 50 % menos

05/02/2012 2:00 AM
Según el INTA, en Chubut llueve hasta un 50 % menos
Según el documento, “las precipitaciones fueron inferiores durante 2011 en comparación con el promedio histórico”.
El año pasado, en la Comarca de la Meseta Central llovió un 50 por ciento menos que el promedio histórico. Así lo advierte el último informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria que da cuenta de la evolución de las precipitaciones en toda la provincia y las compara con los valores tradicionales. Según el documento, “las precipitaciones fueron inferiores durante 2011 en comparación con el promedio histórico”.

El año pasado fue el quinto consecutivo de lluvias “inferiores a las normales” y este fenómeno “está afectando seriamente a la ganadería ovina, bovina y caprina, que consumen el forraje de los pastizales naturales”.

El INTA considera que el sostenido proceso de sequía “también está afectando las aguadas naturales y los mallines, donde la reducción de lluvias afecta el normal ciclo hidrológico”. En la zona cordillerana, “las condiciones naturales permiten la ocurrencia de incendios que destruyen nuestros bosques naturales”.

Según el informe, Trevelin fue la localidad que más sufrió la baja de lluvias, medidas en milímetros caídos: en 2011 las precipitaciones fueron un 53, 2 por ciento menores a las de 2011; en este ranking crítico le siguen Paso de Indios, con un 50,3 por ciento menos; Telsen, con casi un 47 por ciento, y Esquel, con un 44,4 por ciento. En cuanto al Valle, en Trelew cayó un 28,3 por ciento menos de lluvia; en el Dique Florentino Ameghino un 25,2 por ciento y en Puerto Madryn, casi un 20 por ciento menos.

En la introducción , el organismo nacional recuerda que “desde 2007 se ha presentado una intensa sequía en Chubut que afectó severamente la producción agropecuaria de la región árida y semiárida”. En este escenario, la ganadería ovina y bovina se desarrolla “aprovechando las aguadas naturales y la producción forrajera de los pastizales naturales”. Sin embargo, el cóctel de sequía más la caída de ceniza complica mucho el panorama productivo y social de la meseta. En Chubut, el INTA posee un Sistema Agrometeorológico compuesto por 17 centrales meteorológicas que proveen información actualizada.

De acuerdo a los datos, en la Comarca VIRCH – Valdes, que incluye los departamentos Biedma, Rawson, Gaiman y Florentino Ameghino, hay “una reducción de precipitaciones del 20 por ciento en Puerto Madryn y el 28,3 por ciento en Trelew”. Dentro de los valores mensuales se destaca la lluvia ocurrida en octubre de 2011, “que supera largamente las ocurridas históricamente en ese mes”.

En cuanto a la Comarca del Río Senguer – Golfo San Jorge (departamentos Escalante, Sarmiento, Río Senguer y Tehuelches), la cantidad de milímetros de lluvia descendió cerca de un 8 por ciento. Según el INTA, “ los valores de abril fueron significativamente más altos que la media histórica”.

Respecto a la Comarca de la Meseta Central, que abarca los departamentos Telsen, Gastre, Mártires y Paso de Indios, se trató de la postal más seca: la lluvia en la zona central de Chubut disminuyó entre un 25 y un 50 por ciento en 2011 respecto al promedio histórico. Los datos asustan: el promedio tradicional de Paso de Indios es de 180,2 milímetros anuales. El año pasado llovieron 89,6. O Telsen, donde el porcentaje histórico es de 204,4 milímetros y el año pasado se registraron apenas 108,5.

En la Comarca de los Andes, con los departamentos de Cushamen, Futaleufú y Languineo, “las precipitaciones ocurridas disminuyeron el 50 por ciento del valor histórico medio”. La baja ocurrió en el invierno y primavera de 2011. En esta región figura el bajón más pronunciado, que se llama Trevelin: su promedio histórico es de 1.038 milímetros anuales y en 2011 ese registro trepó apenas a los 475,1.

Huerta biointensiva

Biointensiva 1

 

Biointensiva 2

 

Biointensiva 3

 

Biointensiva, distribucion de las especies

 

Biointensiva, INTA

 

Riego [4]

Riego y tubos de crecimiento, INTA

Abono: orgánico [1]

Abono Orgánico


ABONOS
Como vimos anteriormente, una forma de mantener la fertilidad de la tierra es incorporándole abonos.
Estos, sumados a una adecuada rotación y asociación de plantas, nos aseguran una producción continua, es decir, la posibilidad de sembrar todo el año.

Hay distintos tipos de abonos orgánicos: COMPUESTOS, VERDES y de SUPERFICIE.

¿Qué es el abono compuesto?

Lo llamamos COMPUESTO porque se logra con la mezcla de restos orgánicos (residuos de cocina, yuyos, paja, estiércoles, ceniza) y tierra.

Es un abono que podemos obtener en forma casera. En pocos meses se convertirá en un abono “rico” con el cual las plantas se alimentarán.

Qué sirve y qué no para preparar el ‘compuesto”:

SI

  • cáscaras de frutas
  • restos de verduras
  • cáscaras de huevo
  • yerba, té, café
  • hojas

NO

  • vidrios
  • huesos enteros
  • carne
  • grasas
  • plásticos
  • latas

¿Qué es el abono verde?

Quienes dispongan de mayores superficies, pueden aprovechar una parcela para hacer siembras que sirvan para enriquecer la tierra.

Estas siembras no se utilizan para el consumo, sino que se usan exclusivamente para incorporarlas a la tierra como fertilizante, por eso se las denomina abono “verde”.
Las plantas que utilizamos como abono verde, se deben picar y enterrar a poca profundidad, un tiempo antes de que florezcan. Una vez incorporadas a la tierra, aumentarán rápidamente su contenido en materia orgánica.

Este tipo de abono es muy útil para las tierras malas o empobrecidas, éstas se vuelven más fáciles de trabajar.
En el VERANO podremos sembrar: leguminosas (soja, poroto) y gramíneas (maíz, sorgo).
En el INVIERNO leguminosas (haba, arvejas, vicia, tréboles) y cereales (trigo, avena, centeno, cebada).

En el caso de las huertas escolares se podrían hacer abonos verdes en los períodos de vacaciones para mejorar la tierra, ya que en esos momentos la huerta no está en producción.

¿Qué es el abono de superficie?

Es el aporte de materia orgánica colocada directamente sobre la superficie que se quiere fertilizar.

Pueden usarse materiales vegetales, como pasto restos de cosecha, paja, material semidescompuesto, etc., que además, funciona como “mantillo”, evitando la evaporación y protegiendo la estructura del suelo del impacto de las gotas de agua.

También impide el crecimiento de yuyos. De esta manera, se harán menos necesarias las carpidas para desmalezar.

Preparación del Abono Compuesto

Son varios los métodos para preparar el abono compuesto. Lo ideal es apilar distintos materiales en capas, intercalando restos de vegetales verdes, restos de cocina, paja, estiércol, tierra y así sucesivamente. Hay que regar la pila para asegurar una buena cantidad de humedad y protegerla con algún material (plástico o chapa), para evitar que las lluvias perjudiquen la “fermentación” del preparado

IMPORTANTE:

Si no aparecieran lombrices en la abonera, conviene agregar algunas. Existe una lombríz pequeña, de color rojo vivo, que se encuentra en las bostas maduras, que acelera el proceso de transformación.

 

Algunas variantes para hacer el abono compuesto

  • En Pozo

Una forma muy utilizada consiste en acumular los desechos en pozos o zanjas. Este sistema es apto para zonas secas. En cambio, en zonas húmedas, es recomendable solamente en verano, ya que en invierno, el exceso de humedad “pudre” el preparado.

  • En Tacho

Necesitamos un tacho de 200 Its., sin tapa ni fondo con agujeros en toda la superficie. Para mayor comodidad, podemos asentarlos sobre ladrillos, dejando un espacio (que taparemos con una madera), por donde extraeremos el compuesto más adelante. Vamos tirando en él, todos los días, los restos de cocina (yerba, cáscaras), hojas, pastos,yuyos con raíces, etc.. Cada tanto, agregamos una capa de tierra y removemos con la horquilla para airearlo. Tapamos el tacho para que no junte agua de lluvia.

Abonera de acumulación de 1 metro cúbico
(útil para los desechos más grandes)

Necesitamos construir una superficie de corralito (ver ficha técnica), dónde depositaremos pastos secos y verdes, restos de podas (menos ramas gruesas u hojas duras como la del gomero), estiércoles, etc. Como el anterior, conviene cubrirlo con una chapa o plástico para evitar que las lluvias lo encharquen.

Al cabo de un par de meses, se saca el contenedor de alambre y se deja la pila de materia orgánica.

A unos tres metros se vuelve a armar el corralito para comenzar una nueva abonera.

¿Cuándo estará listo para usar?

En verano, el abono estará listo para ser usado al cabo de dos meses.

En invierno, en cambio, demorará unos meses más (cinco o seis).

Podemos ir revisándolo.

El abono orgánico estará “maduro” cuando ya no nos sea posible distinguir los residuos que le habíamos incorporado, es decir, cuando esté lo suficientemente desintegrado y tenga un aspecto de tierra negra y esponjosa.

Si lo olemos, tendrá buen olor, a tierra fértil.

 

Separación del abono

Se separa el abono con una horquilla o con una zaranda de 1 cm. de malla. Obtendremos así 3 tipos de materiales:

  • uno más grueso, formado por el material aún no descompuesto. Con éste iniciaremos una nueva abonera. 
  • uno mediano, que no atraviesa la zaranda. Lo usaremos como capa protectora del suelo y entre las plantas. A ésto le llamaremos “mantillo” o “abono de superficie” que, además de funcionar como abono, evitará que crezcan yuyos y que la tierra se reseque. 
  • el material más fino y grumoso lo podemos usar como capa superficial de los almácigos y en los tablones (ya sea colocándolo en los surcos de la siembra directa, o en los hoyos al hacer los transplantes).

Además de asegurar la fertilidad de la tierra por medio de las rotaciones, podemos aportarle una fertilidad adicional con la incorporación de Abonos Compuestos.

Antes de la siembra de verduras trabajaremos el tablón con la horquilla (superficialmente) y le incorporaremos aproximadamente una carretilla de abono cada 4 ó 5 m2 de tierra.

Luego rastrillamos para permitir que el abono se incorpore.

En el gráfico vemos que la tierra no descansa nunca, permitiendo una producción continua. Es por ésto que hablamos de huerta intensiva”.

• Material provisto por – INTA – Pro-Huerta •
• Manual instructivo adaptado para internet por Manuel Alfredo Martí 
 UVA •

 http://www.uva.org.ar/huerta5.html

Purines

Purines

Malezas comestibles (4): Buenezas en la mesa: Recetario

 

Ver libro en: http://eduardorapoport.weebly.com/buenezas-en-la-mesa-libro.html

A %d blogueros les gusta esto: