Yuyos chubutenses en la costa marítima del Chubut

Más verde, más calidad de vida, menos agua…

Una propuesta para alentar un ámbito de vida saludable: huerta y jardín, con exiguo uso de agua.

Pensada como

* una capacitación en el:

–         uso de buenas prácticas en la utilización del agua

–         diseño de xerojardines a partir de la flora autóctona

–         desarrollo de minihuertas familiares

–         creación de vivero para plantines

* una iniciativa para la :

–         formación de capital social ambientalmente responsable

–         educación continua en horticultura y jardinería con escaso uso de agua

–         visibilizar las actividades de  asociaciones vecinales,  ong culturales, centros de jubilados, etc.

Antecedentes:

Esta propuesta está basada en el concepto de un Xeripaisaje,  paisaje que  no requiere de riegos suplementarios. Esto se promueve en áreas en las que no es fácilmente accesible a suministros de agua. La palabra “Xeriscape” procedente de la palabra inglesa Xeriscaping acuñada por la combinación de xeros (en griego = “seco”) con el inglés de landscape (Paisaje). Se implantan las especies cuyos requisitos naturales son los apropiados al clima local, y se trabaja con cuidado para evitar las pérdidas de agua por la evaporación y por escapes. Xeriscape TM y el logo del xeriscape son las marcas registradas del departamento del agua de Denver, Colorado. Fueron creadas por el “Front Range Xeriscape Task Force” del departamento de Denver en 1978.

Algunas de las plantas más comunes que se utilizan en “xeriscape” son agave, cactus, lavanda, juniperus, sedum y tomillo.

En algunas zonas, se utilizan en cambio los términos de paisajes conservadores de agua, paisajes tolerantes de la sequía, cerorriego, o paisajismo inteligente.

Por qué creemos que es de interés para nuestra zona la utilización de plantas nativas para la jardinería y la parquización, como así también la realización de huertas biointensivas…..

Los recursos que brinda nuestro planeta y que han sido explotados durante tantos años, a veces de forma abusiva (megaminería, agricultura y ganadería extensivas y de monocultivo), comienzan a escasear o lo harán en breve plazo, y es por ello por lo que afortunadamente han surgido las voces de alarma que claman por una utilización racional de los mismos, por su reciclaje y por el descenso en su consumo.

Hasta ahora, y así lo habíamos estudiado todos, el ciclo del agua en la naturaleza nos mostraba un gráfico en el que podía apreciarse cómo mediante la evaporación y la lluvia el agua se reponía y llenaba lagos, ríos y acuíferos, con un movimiento circulatorio constante. Y eso ha sido así mientras se ha mantenido un equilibrio, pero en los últimos años el consumo de agua a escala global ha aumentado de tal manera que ese equilibrio se ha roto, reponiéndose menos agua de la que gastamos entre la agricultura y ganadería, la industria y el propio consumo humano, problema que aún se agrava más con la constante contaminación y degradación de su calidad. Se insiste actualmente, por tanto, en un consumo responsable para un crecimiento sostenible, más solidario, ya que de no ser así la forma de vida de nuestra sociedad occidental está condenada a una permanente crisis e, incluso, a su desaparición de la forma que la conocemos.

Del total del agua consumida el 65 % se emplea en la agricultura, el 25 % en la industria y el 10 % restante en el consumo doméstico, el comercio y en otros servicios urbanos, dentro de los cuales se incluye la jardinería. Y aunque a la jardinería urbana le corresponde solo el 1,5 % de ese 10 %, lo que supone una cantidad muy pequeña si la comparamos con el total del agua consumida, también este sector está obligado, en su medida y al igual que todos los demás, a optimizar al máximo los recursos hídricos disponibles, empleando sistemas de riego más eficientes, disminuyendo las pérdidas por evaporación y utilizando plantas que consuman poca agua. Surgen así las técnicas de la xerojardinería, que no consisten en absoluto en el uso exclusivo de cactus y otras plantas suculentas sobre terrenos empedrados, como alguno podría creer, ya que dichas técnicas, basadas en ciertos principios lógicos y razonables, únicamente persiguen disminuir y racionalizar el consumo de agua, como ahora veremos. Un jardín bien diseñado basado en las técnicas y recomendaciones de la xerojardinería es un jardín donde hay un equilibrio entre las zonas con vegetación y las zonas sin vegetación y en el que se han aplicado las últimas técnicas dirigidas al ahorro de agua, pero puede tener tanta belleza como cualquier otro jardín tradicional.

En las próximas páginas se difundirá lo encontrado sobre este tema y los avances prácticos en nuestra zona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: